miércoles, 29 de febrero de 2012

Ewanescencia.

Dios piadoso,
que andas disuelto 
en todas las cosas
y me observas
tras la sólida quietud
de la materia:


Disuélveme Contigo.

                               
Permite
que esta noche
respire
sin contornos
y que el aire
de mi alma
vuele libre 
                                  hasta               
                                                        su
Ombligo.








Alberto Cancio García


        

       

4 comentarios:

  1. El poeta Cancio que tanto me gusta está disuelto en estos versos. Un placer, amigo mío.

    ResponderEliminar
  2. Y voló el aire de tu alma hasta él...

    ResponderEliminar
  3. Y una vez en él se dijo que podría vivir allí para siempre...

    ResponderEliminar